Antonia Apaza Quispe, una mujer de 62 años de edad, fue enviada preventivamente al penal de Palmasola, acusada por el delito de biocidio, el mismo que habría cometido al matar al perro de su vecina en la casa donde alquila.

El hecho, que derivó ayer en la orden de encarcelamiento para la mujer, ocurrió el 1 de marzo en el barrio Roca y Coronado, en la zona de las calles Mario Flores y Cecilio Jordán. Ese día un can que vivía en la casa, fue encontrado muerto, aparentemente envenado y la dueña del animal acusó a Apaza del hecho.

La propietaria del perro denunció lo ocurrido en la Fiscalía y el caso fue asignado a la fiscal Leticia Campos, que continuó con las pesquisas e imputó provisionalmente en contra de la mujer el delito de biocidio, que es penado con cárcel de dos a cinco años y se tipifica cuando una persona mata por motivos fútiles o enseñamiento a un animal.

«Ella no mató al perro, eso es una mentira», aseveró Núñez, que al final de la audiencia apeló a la disposición del juzgador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here