evo morales

La exgerente de empresa china CAMC, Gabriela Zapata, envió audios al exministro de Gobierno, Arturo Murillo, en uno de ellos cuenta lo que vivió en la relación con el expresidente Evo Morales de 2002 en adelante, aseguró que teme que el exmandatario acabe con su vida.

Zapata contó que vivió aterrada con el expresidente, ya que recibió una serie de maltratos y amenazas, cuando ella todavía era una menor de edad.

“Señor Ministro, soy Gabriela Zapata, recurro a usted porque yo tengo mucho miedo que el señor Evo Morales me mate”, se oye decir a Zapata en un audio difundido por El Deber, medio al que Murillo aseguró que la grabación es auténtica. El audio habría sido enviado a Murillo, cuando él aún era Ministro de Gobierno; la exgerente de CAMC se habría contactado con él pidiendole ayuda.

Zapata relató que conoció a Evo en 2002, cuando ella tenía 16 años. En ese entonces, indicó que era parte de las juventudes del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Dijo que Evo la sacó de su casa sin dejarla terminar sus estudios en el colegio, y le prohibió ver a otras personas, incluso a sus padres.

Según Zapata, entre 2003 y 2004 no accedió a la educación y recién en 2005, año en que Evo gana las elecciones, pudo concluir sus estudios de secundaria para luego ingresar a la universidad.

Agregó que “el año 2007 yo he tenido un bebé, cosa que él lo ha negado, él se ha encargado del reconocimiento de ese bebé, porque no lo he tenido en una clínica, lo he tenido con los médicos cubanos. Él se ha encargado absolutamente de hacer el registro”.

Para Zapata, Evo hizo todos los trámites para el registro y trajo a dos cocaleros para el registro del menor. Cuestionó a la notaria que, en juicio por el caso de la existencia del menor, declaró a favor del exmandatario. Dijo que todo eso fue para hacerla ver a ella como la que hubiera hecho los trámites.

Aseguró que el niño nació el 30 de abril de 2007. Mencionó que en ese entonces Evo la trajo a vivir a La Paz y aconsejado por sus asesores, uno de ellos el abogado Eusebio Gironda, primero se hizo la prueba de ADN y recién en junio reconoció al bebé.

Zapata manifestó que el menor tenia algunos problemas de salud y el exmandatario renegaba por eso, decía que en su comunidad no había esas enfermedades y solo quería dar una pensión de 200 dólares.

“Suscitan varios problemas (en la relación) a raíz de esa enfermedad, donde él prácticamente por la fuerza me quita al niño, yo le he tenido que entregar, prácticamente a plan de chantaje, manipulación, de todo”, indicó.

La exgerente refirió que en agosto 2008 hicieron un viaje con Evo y una tercera persona hacia a Chile para ver el tema de la salud del menor. Detalló que el expresidente compró los pasajes de Tropical Tours y costeó el viaje.

Dijo que después de eso ya no le permitió ver al menor alegando que él se haría cargo de todo por temas de seguridad. Zapata señaló que desde ese momento ya no vio al menor y cuando consultaba a Evo sobre el tema reaccionaba de manera violenta.

“Este señor era un hombre sumamente violento, me ha golpeado muchas veces, incluso hasta me ha llegado a romper la nariz (en 2009)”, refirió.

Zapata contó que quiso rehacer su vida casándose con otra persona, pero el expresidente la acosó y le hizo terminar esa relación. Luego, la acomodó en dos empresas, una de ellas la empresa CAMC.

Mencionó que el exrector de la UMSA, Waldo Albarracín, es testigo de alguno de estos hechos, porque en algún momento le pidió que sea su abogado dentro de una denuncia que quería hacer contra Evo y para saber si el menor seguía con vida o había muerto.

Zapata mencionó que en 2012 el exmandatario la puso como gerente de CAMC y le pidió colaborar con Cristina Choque, quien era jefa de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia.

La relación de Zapata y Evo se hizo pública en 2016. En mayo de ese año, el Juzgado Segundo de la Niñez y Adolescencia determinó que el hijo que tuvieron Evo Morales y Gabriela Zapata no existe físicamente. Sin embargo, hubo varias versiones que daban cuenta de lo contrario.

Zapata cumple una sentencia de 10 años de prisión por legitimación de ganancias ilícitas, contribuciones y ventajas ilegítimas, asociación delictiva, falsedad material y uso de instrumento falsificado, además enfrenta otros procesos en su contra que iniciaron tras ventilarse su relación con el exmandatario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here